VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  FRACTURA DE ASTRAGALO  

El hueso astrágalo forma parte de la región del retropié, articulado hacia arriba con la tibia y el peroné, y hacia distal con el calcáneo y escafoides. En conjunto estas articulaciones son responsables del 90% de la movilidad del pie y tobillo. Anatómicamente el astrágalo es el único hueso que no posee inserciones musculares y presenta poco aporte vascular; dichas características constituyen desventajas frente a una fractura. Puede dividirse en 3 partes: cuerpo, cuello y cabeza astragalina. Su región más vulnerable es el cuello, debido a su desviación medial de 15-20°. Las fracturas del cuerpo pueden corresponder a distintos sectores del mismo: del cuerpo propiamente dicho, fractura del proceso posterior, fractura del proceso lateral y fracturas osteocondrales.
El mecanismo de lesión más frecuente es la dorsiflexión forzada del pie sobre la pierna, posición que adopta el pie al descansar sobre los pedales del auto, por ejemplo. Los resultados pueden ser fracturas del astrágalo que en ocasiones pueden asociarse a luxaciones y/o fracturas de las articulaciones vecinas (tobillo, articulación subastragalina, astrágaloescafoidea). En estos casos, constituyen una urgencia quirúrgica, y son producidos por mecanismos de alta energía.
Generalmente se presentan con gran tumefacción del tobillo y pie, encontrando un hematoma que se extiende hasta la planta del pie, pero a veces parecen clínicamente un simple esguince de tobillo.
Esto dependerá del tipo de fractura del astrágalo.
El diagnóstico es clínico, radiográfico, y tomográfico.
El tratamiento es quirúrgico, mediante osteosíntesis (reducción y fijación interna con tornillos y/o placa con tornillos). En los casos de lesión osteocondral, puede realizarse el tratamiento mediante artroscopia.
La consolidación completa se logra aproximadamente a los 3 meses, existiendo alto riesgo de colapso del cuerpo del astrágalo hasta 2 años después del episodio. Son muchas las secuelas a largo plazo relacionadas con las luxofracturas del astrágalo: artrosis (la más frecuente), consolidación defectuosa, colapso (necrosis avascular por alteración de la circulación propia del hueso). En pacientes con fracturas expuestas o luxaciones, pueden ocurrir necrosis cutáneas como complicación aguda.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente