VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  FRACTURA DEL QUINTO METATARSIANO  

Habitualmente, estas fracturas se producen por un mecanismo de torsión del pie en una actividad deportiva o por un traumatismo. Se dividen según su localización en el hueso, en fracturas de la base, de la metáfisis y del cuerpo (diáfisis) del metatarsiano.
Clínicamente producen dolor en la parte lateral del pie, que aumenta al caminar, hematoma e inflamación. Muchas veces es difícil diferenciarlas clínicamente de un esguince, por su forma de presentación, por eso, las radiografías son mandatorias.
Las fracturas de la base, a su vez, se dividen en dos grupos: las que tienen compromiso articular, y las que no. En general, se producen por arrancamiento, por tracción de la fascia plantar y en menor medida del tendón del Peroneo Lateral Corto, dando como resultado uno o más fragmentos óseos. Generalmente no están desplazadas y consolidan con tratamiento incruento, que a veces, y dependiendo del tipo de fractura, necesitan inmovilización y reposo en el inicio, consolidando aproximadamente a las 6 semanas.
Dentro de las metafisarias, la fractura de Jones (fractura aguda), se origina en la región que se encuentra entre la base y el cuerpo del metatarsiano, y debido a la deficiente irrigación de la zona, tienen más dificultades para curar (pueden tardar 3 meses), y presentan un alto índice de retardo de consolidación y pseudoartrosis (no consolidación).
También existe otro tipo de fracturas, llamadas por Stress, que se producen por sobrecarga mecánica repetitiva del hueso, que se da habitualmente en pacientes que aumentan rápidamente los ejercicios o su actividad (dietas, caminatas largas, uso de calzado bajo y sin taco, etc), otros que entrenan y aumentan la carga de dicho entrenamiento, en ocasión de prepararse para un evento en especial (carrera, torneos, etc.) en tiempo o cantidad de kilómetros (ej.: atletas, corredores, futbolistas, rugbiers, etc.). A su vez, este tipo de fracturas se dividen de acuerdo a su tipo y el tiempo de evolución en tres grados, que podemos ver en la sección deportiva.
El tratamiento de estos tipos de fractura es generalmente quirúrgico, debido a su alta tasa de retardo y falta de consolidación.
Las fracturas de la diáfisis del metatarsiano son consecuencia de traumatismos o torceduras (deportes, danza), y su tratamiento dependerá del desplazamiento y cantidad de fragmentos óseos, siendo muchas veces quirúrgico.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente