VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  FRACTURA DE PIERNA  

Las fracturas diafisarias de tibia y peroné son las fracturas más frecuentes de huesos largos, teniendo una mayor incidencia en hombres entre los 15-19 años relacionada con accidentes en moto. Existe un segundo pico de incidencia que corresponde a adultos entre 80 y 89 años relacionado con la osteoporosis. Por otro lado, la mayor cantidad de fracturas expuestas (abiertas) se producen en esta región del cuerpo. Según su localización pueden comprometer el tercio proximal, medio o distal del hueso.
Las 5 causas principales de fractura de tibia y peroné son: caídas, lesiones deportivas (especialmente fútbol y esquí), impactos directos o agresiones, accidentes de tráfico y lesiones por arma de fuego; los 3 últimos mecanismos suelen provocar fracturas expuestas y de gran conminución. Sus manifestaciones clínicas son intenso dolor, severa deformidad y gran edema de partes blandas; y en ocasiones compromiso vasculonervioso del miembro.
Para determinar el tratamiento, son fundamentales las radiografías de frente y perfil, que incluyan la rodilla y el tobillo para evaluar la extensión de la fractura; asi como la valoración del estado de los tejidos blandos.
Actualmente casi todas las fracturas de tibia y peroné necesitan cirugía, salvo determinados casos; ya que las complicaciones y secuelas del tratamiento conservador son altas (rigidez articular y consolidación defectuosa). La elección del método quirúrgico dependerá de si la fractura es cerrada o abierta, siendo las 3 opciones básicas: la colocación de placas, el enclavado intramedular (técnica de elección) y la fijación externa (tutor). En caso de encontrarnos frente a una fractura expuesta, ésta es considerada una urgencia traumatológica y como primer medida será necesaria la limpieza quirúrgica superficial y profunda del miembro (toilette) y estabilización ósea inicial. El tiempo promedio de consolidación total en la fractura de tibia y peroné suele ser de 3 meses, dependiendo el caso. Las posibles complicaciones son frecuentes, en particular si la fractura fue expuesta: pérdida de tejidos, Sme. compartimental, pseudoartrosis (falta de consolidación), consolidación defectuosa, infecciones, etc.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente