VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  LESION DE LA ARTICUACION DE LISFRANC  
 

La articulación que corresponde a la unión entre los cinco metatarsianos y los huesos del tarso (las 3 cuñas y cuboides) es llamada Articulación de Lisfranc o Tarso-metatarsiana y su lesión puede llevar a la pérdida del arco plantar o deformidades significativas del pie. Estas lesiones pueden ir desde una inestabilidad en la articulación que pasa desapercibida ante el examen hasta una luxo-fractura grave; por lo general, todas ellas necesitan cirugías para evitar secuelas.
Las causas más frecuentes son los accidentes automovilísticos y en moto; también podemos encontrarlas ante traumatismos graves como caídas de altura, deportes de contacto o por el simple tropiezo con un escalón. Como síntomas encontraremos: inflamación de todo el pie, dolor que aumenta a la palpación o pisar, hematoma en la planta del pie y en el arco.
Podemos encontrar 3 clases de lesiones (a menudo combinadas): esguinces por lesión de un fuerte ligamento del mediopie que con mucha frecuencia puede aparentar un esguince de tobillo; fracturas y luxaciones.

DIAGNÓSTICO:
Para el traumatólogo es fundamental conocer el relato del accidente para sospechar una lesión de Lisfranc; ya que puede confundirse con otras lesiones del pie y tobillo o no ser evidente al inicio.
Serán fundamentales las radiografías, incluyendo las "radiografías con estrés" , que consisten en forzar el movimiento de la articulación, para poner en evidencia algún desplazamiento anormal. La Tomografía y la Resonancia son estudios complementarios que pueden confirmar su presencia.

TRATAMIENTO:
Sólo una lesión con determinadas características de estabilidad no necesitará cirugía y podrá ser tratada con inmovilización, reposo con el pie elevado y sin pisar, hielo y antiinflamatorios. En el resto de los casos, será necesario el tratamiento quirúrgico, incluso en lesiones pequeñas por el alto riesgo de desarrollar complicaciones a largo plazo. Las técnicas de cirugía dependerán del tipo de lesión (osteosíntesis por vía percutánea o abierta; reparación ligamentaria, fijación de la articulación, etc), existiendo casos que requieren cirugía de emergencia.

COMPLICACIONES:
Son muy frecuentes por la dificultad en el diagnóstico que retarda el tratamiento o por la gravedad de la lesión: Sme. Compartimental, artrosis precoz, pérdida de la alineación normal del pie y del arco, metatarsalgia, rigidez y dolor crónico.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente