VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  SINDROME FRICCIONAL DE TOBILLO  
SINDROME FRICCIONAL ANTERIOR DE TOBILLO

Las patologías friccionales de tobillo, también conocidas como Impingement, pueden ser anteriores o posteriores, Las más frecuentes son las primeras, y en general están asociadas a los múltiples traumatismos o micro-lesiones provocadas por la flexión o extensión máximas del tobillo, sometido a carga e impacto, que producen a largo plazo una reacción ósea del borde anterior tibial, en la zona de inserción capsular. Esta exostosis fricciona contra el astrágalo, que es el hueso que se encuentra justo debajo, provocando con el tiempo una degeneración del cartílago articular y formación de hueso reaccional. Al chocar uno contra otro, pellizcan las partes blandas de la articulación del tobillo, provocando dolor, inflamación, y a largo plazo una artrosis degenerativa. La enfermedad tiene distintos grados de acuerdo al tamaño, la localización y el compromiso de la articulación, y es progresiva, por lo que tiene indicación de tratamiento quirúrgico, de acuerdo a la sintomatología del paciente.

  VER GALERIA DE IMAGENES
SINDROME FRICCIONAL POSTERIOR DE TOBILLO

Los cuadros friccionales posteriores de tobillo, en general suelen ser postraumáticos, y el más frecuente se debe a la presencia de un tubérculo óseo prominente, en la parte posterior del astrágalo, llamado Os Trígono. Puede o no estar unido al hueso mencionado, y tener distintos tamaños. A veces ante un traumatismo en flexión plantar, choca contra el borde tibial posterior, y se produce, o bien una lesión en el hueso, o bien del puente fibroso que lo une al astrágalo, provocando dolor crónico. Otras veces, por ser de tamaño importante, provoca una fricción crónica que a largo plazo, desencadena dolor de tobillo posterior, a veces sin un origen traumático. Además, pueden ser causa de dolor crónico posterior de tobillo, fragmentos libres articulares, calcificaciones de ligamentos posteriores o lesiones del ligamento intermaleolar posterior. Es importante realizar los diagnósticos diferenciales, como por ejemplo, la lesión o tendinitis del flexor largo del hallux, que tiene sintomatología similar y no es un cuadro friccional posterior del tobillo.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente