VOLVER AL MENU DE PATOLOGIAS
  RUPTURA DEL TENDON DE AQUILES  
RUPTURA AGUDA DE TENDON DE AQUILES

El tendón de Aquiles es uno de los tendones mas fuertes del organismo, puede soportar cargas de mucha intensidad y mide 15 cm de longitud aproximadamente. La zona de ruptura habitual es entre 4-6 cm de su inserción en el calcáneo. Los factores predisponentes más frecuentes son los tratamientos prolongados o infiltraciones con corticoides, antibióticos como las fluoroquinolonas, o enfermedades metabólicas como la gota, dislipemias, o traumatismos con contracción súbita y forzada del tendón, directos o indirectos.
Se presenta generalmente en pacientes habitualmente de sexo masculino entre 30-50 años de edad, sedentarios y/o deportistas ocasionales. El antecedente de tendinitis previa no es el hallazgo más frecuente. Clínicamente se manifiesta con dolor súbito, sensación de latigazo o piedrazo en la región posterior del tobillo, tumefacción y a veces un hiato palpable siguiendo la línea del tendón.
El diagnóstico es fundamentalmente clínico y se puede certificar con la RMN.
El tratamiento es generalmente quirúrgico, aunque en algunos casos particulares puede tratarse de manera conservadora con inmovilización parcial en diferentes posiciones por un lapso aproximado de 45 días. La reparación en agudo mejora la fuerza del tendón y que la tasa de re-ruptura es menor que con el tratamiento conservador. Hay diferentes técnicas quirúrgicas para su reparación. Eso dependerá de cada caso en particular y del cirujano interviniente, pudiendo realizarse cirugías mínimamente invasivas o percutáneas hasta otras a cielo abierto.

  VER GALERIA DE IMAGENES
 
RUPTURA CRONICA DE TENDON DE AQUILES

Llamamos ruptura crónica o inveterada del tendón de Aquiles, a aquellas que llevan más de 2 meses de evolución. A nuestro criterio estas lesiones, deben ser reparadas, ya que en la medida que pasa el tiempo, la retracción del tendón obliga a utilizar tejidos sanos para poder corregir la disfunción que deja el gap o brecha, secundaria a la ruptura, y porque además, a largo plazo, habitualmente deja secuelas que se manifiestan en el pie. Las más frecuentes son:

- 1.Disminución franca de la fuerza de despegue del pie.
- 2.Impotencia funcional para pararse en puntas de pie.
- 3.Deformidad de los dedos en martillo o garra por la sobrecarga de función de flexión.
- 4.Hipotrofia de la pantorrilla.

  VER GALERIA DE IMAGENES
Cirugía de Tobillo 2014. Nuevos enfoques en medicina deportiva.
NEWSLETTER
Dejanos tu e-mail para recibir información periodicamente